Cajón desastre

Las maniobras (III). Apunten… ¡Fuego!

Vamos con la tercera entrega de esta especie de memorias que abarcan las maniobras realizadas durante mi periodo de servicio militar obligatorio. En esta anotación contaré cómo fue el ejercicio de tiro al que fuimos sometidos, como siempre, algo nos tuvo que pasar…

Otro día se presenta antes nosotros, pero no es un día cualquiera, hoy por la tarde tenemos programado el ejercicio de tiro en el que podremos demostrar nuestra pericia innata con las armas de fuego, concretamente con el CETME.

Llegado el momento somos conducidos por el capitán de la compañía, algunos alféreces y varios suboficiales hasta el polígono de tiro, donde se nos explican los diferentes ejercicios que vamos a realizar y las distancias a las que nuestra puntería será examinada.

Pero ya mientras íbamos caminando hacía el campo de tiro tuve una mala sensación, mas que nada por la conversación de la que fui testigo entre dos soldados de mi compañía, conversación en la que afirmaban la curiosidad que sentían por ver cómo sería el agujero de salida de un disparo efectuado por el fusil de marras.

En ese momento decidí alejarme lo más posible de los dos sicópatas en ciernes no fuera que se animaran a recrear la masacre de Puerto Hurraco.

Los ejercicios consistía en disparan en las posiciones de cuerpo a tierra, rodilla en tierra y en pie a diferentes distancias, que iban desde los 5 metros hasta los 100 (creo que recordar, aquí mi mente presenta una laguna)

Y ahora es cuando llega el momento ansiado por todos, que no es otro que cuando se nos ordena situarnos en la línea de tiro y dos suboficiales nos hacen entrega del cargador ya municionado y de una tira de pegatinas circulares del tamaño de una moneda de 20 céntimos de euro.

Lo primero que pensé es que las pegatinas debían ser para taponar la herida en caso de recibir un tiro de forma accidental por parte de alguno de tus compañeros. Menos mal que el capitán nos aclaró el uso que debíamos dar a las pegatinas, y cito de forma más o menos textual.

Cuantos ustedes disparéis y vaciéis el cargador sos esperáis a que se os ordene ir a la carrera hasta el blanco. Cuando lleguéis a la diana me contáis los tiros que habéis metido y me suman los puntos.

Después uno de los alféreces sos preguntará por el resultado del ejercicio y cuando se lo digáis tapáis los agujeros con las pegatas.

¿¿¡¡¡Quéééééééééé!!!?? ¿Pero es qué el presupuesto de Defensa no da para fotocopiar una triste diana? En mi caso el cartón donde impactaron mis disparos estaba totalmente lleno de pegatinas redondas, y fue en ese momento cuando entendí la frase …cosido a balazos… en toda su extensión.

Pero la anécdota de jordana no ocurrió hasta que nos situamos en la línea de tiro de 50 metros. Recuerdo que estábamos todos cuerpo a tierra cuando nos dieron la orden de disparar cuando tuviéramos tiro sobre el blanco.

Había realizado tres disparos cuando por rabillo del ojo veo que el compañero de mi izquierda deja su fusil en el suelo y se va arrastrando hacía atrás hasta que abandona la línea de tiro. En ese momento no le di ninguna importancia y tras vaciar mi cargador esperé hasta que nos dieran la orden para incorporarnos. Pero la orden no llegaba y allí hacía rato que todos habíamos pegado los tiros que teníamos que pegar.

Al rato nos enteramos que al chico que estaba a mi lado le había dado en el ojo la vaina que había sido expulsado por el fusil del soldado que estaba a su izquierda.

Y es en ese momento cuando ves que hay que gente que antepone todo a las órdenes recibidas, porque es que eso mismo me pasa a mí y lo primero que hago es descerrajarle cuatro tiros al pollo ese mientras le mento a la madre que le parió. Y si, después ya me voy a que me curen el ojo.

Al final el susto no pasó a mayores y el soldado tuvo que ir durante unos días con un apósito de grandes dimensiones que más parecía que le habían dado con un obús en la cuenca del ojo que la quemadura en el párpado que era lo que le diagnosticaron al final.

Artículos relacionados:

  1. Las maniobras (I)
  2. Las maniobras (II). The evacuation zone.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s