Citas y reflexiones

¡Qué viene el caballito…!

Aquel jinete era un mercenario germano. Llegó aquí por orden de una princesa germana para mantener a los americanos bajo el yugo inglés. Pero no era como sus compatriotas, que venían por dinero. El jinete venía por amor a la carnicería. Allí donde se libraba una batalla, allí aparecía el. Montaba un gigantesco corcel negro llamado Temerario. Aquel infame buscaba irrumpir a caballo en el fragor de la batalla cortando cabezas al galope. Se había afilado los dientes dándoles una forma puntiaguda para realzar la ferocidad de su aspecto. Aquel carnicero no vio llegar su fin hasta el invierno del 79, no muy lejos de aquí, en los bosques del oeste. Le decapitaron con su propia espada. Incluso hoy, esos bosques son un lugar embrujado donde no se aventuran los más valerosos. Todo lo que se plantó aquel día era…semilla del mal. Y así ha sido durante 20 años. Pero el germano ha despertado. Va desbocado cortando las cabezas que encuentra a su paso.

Sleepy Hollow

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s