Leyendas urbanas

Mi edredón se mueve

Si eres aprensivo, y tienes un edredón de plumas a lo mejor prefieres no leer esta leyenda urbana y vivir más tranquilo.

Un hombre paseaba por un mercadillo en una ciudad de la costa y en uno de los puestos vió que vendían un edredón de plumas a un precio muy barato. El hombre preguntó al dueño de puesto si la prenda era de buena calidad, a lo que este le respondió que sí, que era igual que los que había en las tiendas.

El hombre decide comprarlo y lo lleva a su casa poniendolo en su cama. La primera noche se despierta al notar frio, y se da cuenta que el edredón está en el suelo. Creyendo que ha sido él el que lo ha tirado al moverse vuelve a colocarlo y sigue durmiendo.

Al día siguiente hace la cama por la mañana y al llegar la tarde entra en su habitación y ve que el edredón está caido en el suelo. Ahora si que está extrañado ya que no entiende que puede estar pasando. Al cogerlo nota en la mano que algo se mueve dentro del edredón.

Decide averiguar que es lo que pasa, así que coge unas tijeras y abre el edredón, encontrándolo lleno de gusanos.

Por lo visto las plumas del edredón eran de gallinas a las que las habían arrancado las plumas sin limpiarlas la sangre, por lo que las moscar pusieron sus huevos en la sangre antes de meterlas en el edredón, y con el tiempo y el calor los huevos eclosionaron llenando todo de gusanos.

Que yo sepa nunca se ha dado un caso real de este tipo, en este caso la leyenda urbana se vale del asco que las personas sienten hacia los gusanos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s